Con el objetivo de impulsar la inclusión social de aquellas personas con discapacidad física, y así promover la igualdad de oportunidades y mejorar su calidad de vida, Automóvil Club de Chile puso en marcha el curso de conducción accesible.

Esta iniciativa pionera en Chile, que se enmarca dentro del programa “Más Movilidad” de la institución, permitirá que aquellas personas que viven en situación de discapacidad puedan acceder por primera vez a un curso de conducción formal, que incluye evaluaciones y entrenamientos especialmente diseñados para estos alumnos, para que puedan optar posteriormente a la Licencia Clase B.

Este curso que se impartirá, en un inicio, en la Sucursal de Providencia, contempla un plan de trabajo que busca asegurar que estos alumnos adquieran herramientas formativas de conducción de forma segura y accesible. Para la ejecución de este curso, SENADIS capacitó a los trabajadores de la Escuela sobre las recomendaciones generales para la atención inclusiva. El curso consta de 5 clases teóricas, a las cuales los alumnos pueden asistir de manera presencial en la Escuela. Luego, las clases prácticas son 12 sesiones individuales realizadas en un automóvil adaptado especialmente, según las características específicas de cada persona.

“Este es un programa que busca facilitar la vida independiente y reinserción de personas con discapacidad física, mediante el acceso a la conducción de un vehículo motorizado. Las ciudades deben asumir el desafío de diseñar un sistema vial más inclusivo y amable para todos, más aún para ese 20% de la población adulta en Chile que se encuentra en situación de discapacidad, y que necesita mejor su autonomía y sus opciones de movilidad detrás del volante”, aseguró Alberto Escobar, gerente de Movilidad de Automóvil Club de Chile.

Para la realización de este curso se adaptó un vehículo para la ejecución de las clases prácticas de los postulantes. Se trata un Hyundai i10 al cual se le realizaron modificaciones como el control manual del acelerador y freno clásico bajo el volante; pedal izquierdo removible para cambio de lateralidad; un kit de extensión para pedales removible y una extensión de comando para intermitentes.

Dado que el fin último del curso es obtener la licencia de conducir, Automóvil Club de Chile está trabajando colaborativamente con municipalidades para mejorar el proceso de obtención de la Licencia Clase B, cuando los solicitantes tengan algún tipo de discapacidad.

“Este proyecto no sólo busca promover la movilidad accesible, segura y sostenible de los conductores con discapacidad, sino que también busca impulsar a la Dirección de Tránsito de cada municipio puedan modificar sus procesos y tengan las condiciones necesarias para permitir que personas en situación de discapacidad puedan realizar los examen prácticos, teóricos y las pruebas sensométricas y sicométricas, según las características específicas de cada persona” sostuvo Escobar.

La primera en probar este curso fue la tenista paralímpica Macarena Cabrillana, quien comentó que ha sido una experiencia muy positiva y un gran aporte a las personas con discapacidad.“Han tenido una actitud y una voluntad impresionante por querer hacer este curso. Con respecto a la parte de conducción, el auto tiene dos tipos de adaptaciones, una para mano izquierda y otra para mano derecha. Hay posibilidad de probar ambas y ver cuál nos acomoda, dependiendo el tipo de discapacidad. Creo que es una instancia que no se había dado y que muchas personas como yo la veníamos buscando hace tiempo”.