Hace dos años entró en vigencia un decreto que hace obligatorio que todas las sillas de niños que se vendan en Chile cumplan con las normativas de seguridad vigentes en Estados Unidos y Europa. Es así que, que todas las sillas de seguridad para niños de 0 a 9 años deben contar con un autoadhesivo nacional que valida la calidad del producto, lo que garantiza que éste tenga la estabilidad, soporte y resistencia necesaria ante un choque. 

La norma le exige a los distribuidores, importadores y fabricantes locales y extranjeros acreditar las cualidades de sus productos con una verificación de los certificados por parte del Centro de Control y Certificación Vehicular (3CV). Todos los sistemas de retención infantil que ingresen a Chile para ser comercializados deben ser sometidos a ensayos de comportamiento ante impactos frontal, lateral y trasero, así como a pruebas de volcamiento, resistencia de los broches del arnés, seguridad ante rotación y pruebas de inflamabilidad del material. Todas estas exigencias deben ser certificadas por organismos independientes que acrediten que dicha silla cumplen con las nuevas exigencias del país.

Si quieres conocer las marcas y modelos certificados por el Ministerio de Transportes, pincha acá