La evaluación y certificación de competencias podrá ser financiada mediante las siguientes alternativas:

  • •1. A través de recursos propios de la persona que solicita el servicio, por medio de una gestión directa con el Centro.

  • •2. Con recursos provenientes de la empresa en la que el trabajador se desempeña, la que podrá utilizar la franquicia tributaria (inciso primero del artículo 36 de la ley N° 19.518).

  • •3. Con excedentes de Franquicia Tributaria de Capacitación. En este caso, el trámite se realiza a través de las OTIC y del Servicio Nacional de Capacitación y Empleo (SENCE).

  • •4. Con recursos contemplados en el Fondo Nacional de Capacitación (artículo 44, ley N° 19.518), los que serán destinados, preferentemente, a los trabajadores cesantes.

  • •5. Por medio de bonos, subsidios u otras herramientas dispuestas por el Estado.

  • •6. A través de presupuestos destinados a la capacitación de entidades del sector público.

¿Cómo opera la franquicia tributaria para la certificación de competencias laborales?

La Franquicia Tributaria para la Evaluación y Certificación de Competencias Laborales comenzó a operar en mayo del 2013. Esta permite a la empresa utilizar hasta el 1% de su planilla anual de remuneraciones en procesos de Evaluación y Certificación de Competencias Laborales para sus trabajadores y ex trabajadores desvinculados.
Este beneficio podrá ser descontado del impuesto a pagar en la operación renta del año siguiente.
Las empresas que pueden utilizar esta herramienta son aquellas clasificadas por el SII como contribuyentes de Primera Categoría de la Ley de Impuesto a la Renta, en las modalidades de contratos, pre contrato y post contrato.