Con el objetivo de formar conductores profesionales calificados y brindar mejores oportunidades de empleo en el sector del transporte, Automóvil Club de Chile viene desarrollando hace un tiempo un modelo de capacitación con simuladores de inmersión total de alta tecnología del país, para quienes deseen postular a las licencias profesionales de clase A3 y A5.

El modelo de formación con simuladores permitirá que los conductores con licencia clase B puedan optar directamente a ser conductores profesionales de clase A3 (transporte de buses) y A5 (transporte de carga), con clases prácticas y teóricas de 200 y 225 horas, respectivamente, reduciendo los cuatro de años de espera  que exigía el trámite. 

“En Chile existe un déficit del 30% de conductores profesionales y es necesario que los futuros postulantes aumenten su nivel formativo y técnico. El uso de simuladores no sólo permitirá elevar la calidad y seguridad de las próximas generaciones de choferes, sino que también será la plataforma para que puedan optar a mejores salarios en una industria que está demandado con urgencia una fuerza laboral calificada” afirmó Alberto Escobar, gerente de Movilidad de Automóvil Club de Chile.

El sistema de aprendizaje por medio de simuladores permitirán a los postulantes realizar más de 120 ejercicios y serán entrenados para enfrentar emergencias o imprevistos posibles que pueden afectar la tarea del conductor, incluyendo situaciones de riesgo, condiciones climáticas adversas, interacción con vehículos, comportamiento ante señaléticas, conducción nocturna, problemas mecánicos, maniobras de adelantamiento, entre otros aspectos.

Además, el alto grado de realismo y sonido envolvente en 3D de estos equipos, permite a los postulantes conducir distintos tipos de vehículos pesados, que van desde un bus urbano de 18 metros hasta un camión con remolque, sin remolque o con tracto. Según Alberto Escobar, “la idea es generar una cantidad de situaciones de peligro al postulante con el objetivo de que éste pueda reconocerlas y sea capaz de adoptar conductas seguras en sus traslados”.

De acuerdo a la nueva ley 20.684 y a las modificaciones hechas en el sistema de otorgamiento de licencias a conductores profesionales, el uso de esta tecnología no sólo contribuirá a formar conductores calificados para el país, sino que apuntará a mejorar sus aspiraciones de renta y responder a la creciente demanda que tiene el sector del transporte por contar con conductores de excelencia.