Con el fin de generar conciencia entre la población sobre las graves consecuencias que anualmente están provocando los siniestros viales en el país, el Gobierno de Chile junto a representantes sociales, ONGs y organismos vinculados al mundo de la movilidad, entre ellos, Automóvil Club de Chile, se unieron para conmemorar la Quinta Semana Mundial de las Naciones Unidas para la Seguridad Vial.


Este año, el lema que la organización propone a nivel mundial es “Salve vidas: #Haga oír su voz” con el fin de poner énfasis en la importancia de utilizar los cinturones de seguridad en todas las plazas del vehículo y al uso obligatorio de los sistemas de retención infantil para el traslado seguro de niños.


Según Alberto Escobar, gerente de Movilidad de Automóvil Club de Chile, “el país gasta cerca de US$ 21 millones anuales en atención médica de accidentados, y que la ocupación de las camas hospitalarias disponibles por esta causa llega casi al 8,5% del total. La siniestralidad vial se convirtió en un problema de salud pública y económica para Chile, y es gratificante en estos 7 días se visibilice ante la sociedad civil las negativas cifras que tiene el país: más de 2 mil fallecidos al año y más de 60 lesionados de diversa índole”.


Según la ONU, los niños y los jóvenes representan gran parte de las aproximadamente 1,2 millones de personas que mueren en las carreteras cada año. En el mundo, más del 40% de todas las muertes en colisiones de tránsito ocurren en personas de 0 a 25 años. Debido a que los niños y los jóvenes constituyen un grupo importante en riesgo de muerte, traumatismos o discapacidades causados por el tránsito, se decidió este año incorporar a los niños en esta cruzada internacional.