Con el objetivo de combatir los siniestros viales en Chile y así fomentar una verdadera cultura de tránsito, el Ministerio de Transportes y la Secretaría General de la Presidencia firmaron el primer Acuerdo Nacional por la Seguridad Vial del país, inédita alianza que reunirá a organismos públicos, privados y a la sociedad civil.

Dentro de las empresas que tendrán una activa participación en esta instancia estará Automóvil Club de Chile, quien será parte del trabajo intersectorial que abordarán las aristas más importantes en materia de seguridad vial, como la seguridad de los niños, educación vial, estadísticas, obtención de licencias, estándares de vehículos, señalización y diseño vial, accidentes de trayecto y formación de conductores profesionales, entre otros.

Cada uno de los participantes a este Acuerdo Nacional  deberá cumplir con objetivos y encargos específicos, además de entregar propuestas concretas. Los resultados de este trabajo vendrán a complementar la Estrategia Nacional de Seguridad que ya ha adoptado el Gobierno y ayudará a trabajar coordinadamente para diseñar e implementar políticas públicas y campañas de sensibilización.

“El desarrollo de una cultura vial de una nación requiere, al menos, de tres componentes: mejores leyes, mayor fiscalización y control en calles y carreteras, y más educación vial. En una  sociedad como la nuestra que se ha vuelto cada más insensible sobre la alarmante tasa de siniestralidad vial que tiene nuestro país al año, es valorable que exista un compromiso por parte del sector público, privado y de las ONGs  por fomentar una cultura de tránsito en el país” aseguró Alberto Escobar, gerente de Movilidad de nuestra institución y quien tendrá la misión de participar en esta instancia. 

Además, mencionaron que en 2017 se registraron 94.879 siniestros de tránsito, dejando 1.483 fallecidos y 62.171 lesionados. “Las cifras son alarmantes. El reciente balance de los accidentes viales y sus consecuencias durante el fin de semana de Fiestas Patrias fueron trágicos y no podemos permitir que esto se olvide”, enfatizó Hutt.
“Nos hemos enfocado en la prevención mediante campañas, medidas y leyes para mejorar la seguridad en las vías, pero hemos llegado al convencimiento de que para lograr un verdadero cambio cultural tenemos que aglutinar nuestros esfuerzos en un gran frente común”, añadió.


El ministro Blumel valoró esta alianza que permitirá generar políticas para disminuir los accidentes de tránsito, que se enmarca en una preocupación que partió durante el primer gobierno del Presidente Piñera, cuando Chile se sumó a la Década para la Acción de la Seguridad Vial 2011-2020 proclamada por la ONU, que se fijó como meta reducir el 50% de los fallecidos por accidentes de tránsito.
“Hicimos un compromiso que tenemos que cumplir y hoy reunimos a diversos actores, que desde sus particulares ámbitos y experiencias nos ayudarán a conseguirlo”, afirmó Blumel.


Desde el mundo privado, suscribió el acuerdo el presidente de la Mutual de Seguridad, Lorenzo Constans, quien señaló que el 62% de los accidentes que provocan la muerte de un trabajador se está produciendo fuera del lugar de trabajo, a causa de un accidente de tránsito. “Esto impacta fuertemente en el mundo laboral. Es por eso que estamos siendo promotores de este acuerdo, para sumarnos desde el sector privado a provocar los cambios necesarios que nos permitan aportar al país y, a la vez, cumplir nuestro rol en la prevención de accidentes”, dijo.


Desde la sociedad civil, diversas organizaciones firmaron el acuerdo y uno de sus representante, Enrique Olivares, afirmó que “los familiares de víctimas de siniestros viales apoyamos este compromiso. Perder a un integrante de la familia solo trae dolor, daños físicos y emocionales, un trauma que nos acompañará siempre”.
“Queremos sumar nuestro llamado al autocuidado, a aprender a compartir los espacios públicos con respeto; nadie sobra, todos tenemos a alguien que nos espera en casa”, añadió.
El compromiso de los firmantes del acuerdo es ayudar a relevar la Seguridad Vial y trabajar coordinadamente para diseñar e implementar políticas públicas y campañas de sensibilización. Esto se sumará al trabajo que viene haciendo Conaset, que ha formulado numerosos cambios normativos y políticas públicas, tal como la reducción de velocidad máxima urbana de 60 a 50 km/h.