Según cifras entregadas por Carabineros de Chile, durante el 2017 las infracciones por exceso de velocidad llegaron a 239 mil 646, la cifra más alta en los últimos cinco años en el país. Para enfrentar esta mala práctica entre nuestros conductores y reducir así el 40% de las muertes que son provocados por ir circulando a exceso de velocidad, la policía acaba de implementar una nueva tecnología en los radares que permitirá mejorar la fiscalización en nuestras rutas.

Se trata de 72 equipos de control de velocidad de tecnología láser de mayor precisión en la medición y con una distancia de operación de los 16 a los 2 mil 400 metros. Estos radares que serán utilizados a lo largo del país permitirán que los conductores no puedan evadir multas por bajar la velocidad al acercarse a Carabineros, y que cuando éstos sean fiscalizados, ya estará previamente identificada su velocidad.

Los sofisticados aparatos fueron traídos desde Estados Unidos, sumando un margen de error de solo un 3%, además de contar con la calificación del fabricante. Según Alberto Escobar, gerente de Movilidad y Políticas Públicas de Automóvil Club de Chile, “el 60% de los conductores nacionales reconoce exceder las velocidades máximas en la ciudad y el 50% en carreteras, y lo hacen en un promedio de 20 kilómetros sobre la máxima. Muchos aún no lo entienden, pero por cada kilómetro que se excede la velocidad se tiene un 7% más de probabilidades de protagonizar un siniestro vial”.

Escobar agregó que “la velocidad tiene una incidencia brutal en la siniestralidad vial y, fundamentalmente, en los atropellos que ocurren en ChileEn 2002, cuando el resto del mundo estaba bajando los límites de velocidad, nuestro país fue el único que los subió de 50 a 60 Km/Hora en zonas urbanas y de 100 a 120 Km/Hora en carretera. Esa fue una pésima decisión de los legisladores de ese entonces, ya que la iniciativa nos hizo ubicarnos entre los países con peores índices de mortalidad de peatones de la región”.

Para aquellos conductores que se desplazarán por carreteras en lo que resta de febrero, desde Automóvil Club de Chile recomiendamos no sobrepasar las velocidades máximas permitidas y lo óptimo es ir a una velocidad de crucero de 90 KLM/H para tener una conducción segura. “Un ejercicio muy básico para los automovilistas. Si en carretera el conductor distingue las letras y números de la placa patente del auto que va adelante, significa que no lleva la distancia de seguridad necesaria para alcanzar a frenar y evitar una colisión”, aseguró Escobar.