La iniciativa, impulsada por SENADIS y ejecutada por Automóvil Club de Chile, busca facilitar la vida independiente de personas con discapacidad auditiva, mediante el acceso a la conducción de un vehículo motorizado.

Con el objetivo de impulsar la inclusión social de aquellas personas con discapacidad auditiva detrás del volante, y así entregarles las herramientas necesarias para que éstos puedan optar a la Licencia Clase B, el Servicio Nacional de la Discapacidad (SENADIS) y Automóvil Club de Chile iniciaron oficialmente el primer curso formal de conducción para personas sordas de Talca.  

Esta iniciativa, pionera en Chile, permitirá que aquellas personas que viven con alguna discapacidad auditiva puedan acceder por primera vez a un curso formal de conducción, que incluye evaluaciones y metodologías de aprendizaje que están diseñados especialmente para ellos, y a través de las cuales podrán adquirir las habilidades y aptitudes necesarias para obtener la licencia no profesional.


“No existe limitación para que las personas con discapacidad auditiva puedan realizar el examen de conducción y ser portadores de la licencia no profesional. El proceso de otorgamiento de este permiso debe asegurar la igualdad de oportunidades a todos los postulantes. Actualmente, varios municipios les niegan esta opción a muchas personas con discapacidad auditiva, sin ni siquiera haber evaluado sus habilidades conductivas”, sostiene Alberto Escobar, gerente de Movilidad de Automóvil Club de Chile.  

“Esta instancia ha permitido avanzar hacia la igualdad de oportunidades para las personas en situación de discapacidad de nuestra región. A través del trabajo coordinado de la oferta público/privada, se ha logrado reducir las barreras en la comunidad sorda para acceder al curso de conducción, considerando los ajustes razonables establecidos en la Ley 20.422” señaló Carla Matteo Guzmán, Directora Regional del Servicio Nacional de la Discapacidad, Región del Maule.


El curso, que consta de 60 horas entre clases teóricas y prácticas, se impartirá en Talca y contempla la participación de 10 personas con discapacidad auditiva de la Región del Maule. Para velar por un aseguramiento real de la incorporación de contenidos por parte de los alumnos, el curso incorporará el apoyo de una profesional especializada en lengua de señas, que tendrá la misión de introducir los conceptos y sistematizar la información a cada uno de los estudiantes.

En tanto, para la ejecución de las clases prácticas los instructores de Automóvil Club de Chile también fueron capacitados en lengua de señas para que la metodología de aprendizaje sea más efectiva, y lograr que los alumnos puedan desarrollar las habilidades y aptitudes necesarias que les permitan conducir con responsabilidad.