El Ministerio de Transportes está tramitando un proyecto de Ley que crea un Centro Automatizado de Tratamiento de Infracciones (CATI). Este nuevo servicio público tiene como objetivo salvar vidas mediante la prevención de siniestros viales por medios tecnológicos que permiten una fiscalización automatizada para detectar infracciones por exceso de velocidad.

Este sistema no busca infraccionar para recaudar fondos, sino más bien prevenir y así generar un cambio conductual para no lamentar accidentes por velocidad que puedan tener consecuencias fatales. En países donde se ha implementado esta tecnología se han observado reducciones de hasta 40% en las muertes por siniestros viales, el mismo objetivo al que apunta esta iniciativa.

Las cámaras se instalarán en puntos de mayor riesgo de siniestros viales y su instalación utilizará una metodología de carácter objetivo y público, que determinará la localización de los equipos automatizados, fijos o móviles. Estos equipos tecnológicos estarán debidamente señalizados, tanto en la vía como en un sitio web, para que los conductores estén informados de los lugares donde estarán instaladas las cámaras de fiscalización.


Alcances del proyecto:


Objetivo de localización de fotorradares: disminuir el número de fallecidos por siniestros de tránsito en Chile.
Implementación de fotorradares: Estará centralizado en un organismo único a nivel nacional, CATI, dependiente del Ministerio de Transportes y no de los municipios.
Señalización y visibilidad: Se señalizará la ubicación de todos los equipos de control con el fin de alertar a los conductores y así modificar la conducta para evitar ser multado
Notificaciones de las infracciones: En menos 15 días hábiles el dueño del vehículo será notificado de la infracción.
Procesamiento de Infracciones: Se espera que menos del 10% de las multas se tramiten en el Juzgado de Policial Local. El resto, se gestionará a nivel administrativo.
Facturación y Pago: Una vez detectadas, las infracciones se transformarán multas de inmediato.