Si descansar y olvidarse de todas las preocupaciones es la idea de unas buenas vacaciones, entonces no se deben dejar de lados ciertas medidas para una conducción segura y evitar accidentes al conducir en verano.

 

  • Antes de salir de tu casa revisa los frenos, neumáticos, aceite, cinturones de seguridad, luces y espejos retrovisores de tu auto.     
  • Recuerda tener todos los papeles de tu auto al día: permiso de circulación, seguro obligatorio, revisión técnica y licencia de conducir vigente.
  • No consumas estimulantes ni medicamentos antes de conducir porque pueden afectar tu percepción.
  • Antes de ingresar a la arena con tu auto analiza su consistencia, mientras más temprano sea será más compacta  por la humedad que se produce durante la noche. Durante la tarde, en cambio, el sol evapora la humedad y la arena se vuelve menos estable.
  • Si te quedas enterrado en la arena, primero, debes dar marcha atrás. Si no funciona, intenta balancear el auto hacia adelante y hacia atrás, con la ayuda de los pasajeros. Lo más importante es que no gires  las ruedas sin tracción ya que esto hundirá aun más el auto.
  • Descansa lo suficiente y no comas demasiado ya que te puede provocar somnolencia.
  • Programa tu viaje con anticipación y elige los itinerarios más adecuados para evitar vías conflictivas.
  • Durante el viaje recuerda siempre usar cinturón de seguridad, aunque te desplaces por trayectos cortos.
  • Si viajas con niños asegúrate de que sus sillas estén bien bien acomodadas.
  • No cargues demasiado tu auto. Recuerda que los vehículos pesados requieren mayor distancia para frenar y mayor tiempo para adelantar.
  • Durante el viaje respeta la distancia entre vehículos.
  • No conduzcas más de 2 horas seguidas y así evitarás agotarte físicamente y sufrir algún accidente.
  • Un calzado adecuado permite que mantengas el control de los pedales. Evita usar  hawaianas y zapatos con taco.
  • Por ningún motivo manejes descalzo.

¡Buen viaje!