Gracias al primer curso formal de conducir para sordos que impulsó Automóvil Club de Chile y Servicio Nacional de Capacitación y Empleo (SENCE) en la ciudad Talca, nueve jóvenes de la Región del Maule con discapacidad auditiva  obtuvieron con éxito  la licencia de conducir Clase B.  

Este curso pionero en Chile que fue que impulsado Automóvil Club de Chile y que es parte del programa de inclusión de llamado “Más Movilidad”, constó de 60 horas entre clases teóricas y prácticas e incluyó evaluaciones y metodologías de aprendizaje que fueron diseñados especialmente para estos alumnos. Además, contó con el apoyo de profesionales especializados en lengua de señas, que tuvieron la misión de introducir los conceptos y sistematizar la información a cada uno de los estudiantes, de acuerdo a la formas de comunicación que a éstos más les acomoda.  


“Ésta es una iniciativa inédita de inclusión en el país y tuvo como objetivo seguir zanjando las brechas de inequidad que existen, particularmente en el Maule donde tenemos la más alta tasa de personas con discapacidad”, aseguró el Seremi de Desarrollo Social, Juan Eduardo Prieto.

Para la  ejecución de las clases prácticas los instructores de Automóvil Club de Chile también fueron capacitados en la comunicación de señas para ser así más efectiva la metodología de aprendizaje, y lograr que los alumnos puedan desarrollar las habilidades y aptitudes necesarias que les permitan conducir con responsabilidad.

Alberto Escobar, gerente de Movilidad de Automóvil Club de Chile, sostuvo que “este curso buscó facilitarles la vida independiente de personas con discapacidad auditiva, mediante el acceso a la conducción de un vehículo motorizado. A través de este curso queda comprobado que es posible generar instancias de inclusión social entre el sector público y privado”.