Manejar con lluvia no sólo dificulta la conducción por la escasa visibilidad, sino que triplica las posibilidades de protagonizar un siniestro de tránsito. Ante los eventuales episodios de mal tiempo que se prevén para este invierno, Automóvil Club de Chile entregó una serie de consejos para que tenga en cuenta y tome las precauciones necesarias en esos casos.


La lluvia es el fenómeno climatológico  que más accidentes de tránsito causa en Chile. Con la caída de las primeras gotas se produce una situación particularmente delicada ya que el agua, mezclada con el polvo y la grasa de la calzada, convierte al firme pavimento en una superficie muy deslizante y peligrosa.


“Durante el invierno las condiciones que enfrentan los automovilistas son muy distintas al resto año, ya que en caso de lluvia la visibilidad se reduce hasta en un 50% y muchos desconocen que con mucha agua los neumáticos pierden un 25% su adherencia, lo que aumenta la posibilidad de que el vehículo patine” comentó Alberto Escobar, gerente de Movilidad de Automóvil Club.


CONSEJOS:


• Esté siempre atento a las condiciones del tránsito y verifique el buen estado de los neumáticos. Con lluvia la adherencia de éstos disminuye considerablemente.


• Conduzca a una velocidad moderada y duplique la distancia prudente con el vehículo que lo antecede para que tenga tiempo suficiente para frenar en caso de emergencia. La distancia ideal es visualizar, al menos, la palabra Chile de la placa patente del automóvil que va adelante.


• Siempre piense en el vehículo que viene detrás y por eso, evite realizar maniobras bruscas y cambios repentinos de pista. Además, procure verificar el estado de la batería en bajas temperaturas en el caso que el automóvil presente problemas en el arranque.


• Mantenga las luces encendidas y nunca atraviese un charco muy grande sin comprobar su profundidad o sin que otro vehículo haya pasado antes. Circule despacio para evitar que entre agua al motor, y recuerde comprobar la adherencia y frenado al salir de la poza.


• Use constantemente las plumillas de su limpiaparabrisas para mejorar su visibilidad y  desempañe el parabrisas delantero encendiendo la ventilación con aire frío.


• No abuse de la calefacción porque ésta induce al sueño y conduzca con ropa que no le reste movilidad.