Reducir y desincentivar el uso del automóvil se ha convertido en una causa común de varias ciudades del mundo, quienes han visto que el explosivo aumento del parque automotor ha generado efectos adversos en el medioambiente, en el flujo vehicular, en la eficiencia del transporte público, y principalmente, en el uso justo de los espacios viales. Al contrario de la creencia popular, en los últimos años ha existido un cambio drástico en la dirección en la que se está moviendo el transporte en las urbes y la tendencia actual está en optimizar la forma de desplazarnos en las calles, incluso en nuestro país.


  • Carpooling: Esta práctica busca que el auto se comparta entre personas que viajan hacia un destino común y su finalidad es simple: compartir los gastos, optimizar el uso del auto al maximizar la cantidad de asientos utilizados, y a su vez, reducir el caos vial y disminuir las emisiones. Se puede compartir viajes con la gente con la que tú decides viajar y la apps más utilizada en Chile es All Ride. Al no ser viajes comerciales, las personas siempre pueden decidir con quién y cuándo quieren compartir viajes.

  • Carsharing: Este es un sistema que les permite a los usuarios arrendar un vehículo por minutos, horas e incluso por días. Su utilización les permite a los usuarios pagar exclusivamente por el uso real que se le da al auto, lo que trae consigo un ahorro económico, y su implementación pretende descongestionar las vías y puede funcionar como un gran complemento del metro, de los buses del Transantiago o de la red pública de bicicletas. En Chile, este sistema es impulsado por Awto.

  • Ridesharing: Las aplicaciones móviles, como Uber , Cabify, Beat y She Drive US, pertenecen a un modelo colaborativo que conecta pasajeros con conductores que ofrecen un servicio de transporte centrado en trayectos urbanos de cortas distancias. Este servicio con conductor se da bajo demanda, es decir, es el pasajero quien solicita el servicio. Su masificación no sólo ha mejorado el tipo de experiencia de los pasajeros, sino que ha logrado sacar de circulación a vehículos de las calles y ha solucionado ciertos problemas de accesibilidad que el transporte público aún no pido abarcar.